Skip navigation

Tag Archives: ipad

Ahora mismo hay una división en el diseño de interfaces basada en la imitación (o no) de objetos físicos para imitar la interfaz digital. Apple es una de las empresas que más lo está haciendo cada vez más en sus productos. Mientras que Microsft, con su interfaz Metro (la de Windows Phone) parece ir justo en la dirección contraria ya que va a usar Metro en Windows 8.

Toda interfaz gráfica ha utilizado elementos de nuestro día a día u objetos fácilmente reconocibles para hacer la interfaz más clara e intuitiva; los iconos para volver a la página de inicio, menú principal o cualquier cosa similar suelen

iBooks en el iPad

representarse con una casa, o al menos con un edificio con tejado inclinado con una chimenea que solemos reconocer como “casa”. El disco de 3 ¼ es usado ampliamente como símbolo de “guardar”, pese a como leí el otro día en Microsiervos, muchos de los usuarios que lo usan no han visto o usado uno o incluso pueden no saber qué son. Este es un enlace que lo explica mucho mejor.

Pero se puede ir más allá y el iPhone es un ejemplo claro de ello; la aplicación de grabación de sonido es un micrófono de los años 50, la agenda simula el aspecto de las hojas de papel y del cuero, la brújula es una imagen de una brújula de anticuario, iBooks representa una estantería y los libros tienen hojas y tapa dura.

Grabadora de voz del iPhone

Esta estrategia de diseño tiene una ventaja clara: al usuario le resulta fácil saber qué está usando. Los objetos siempre son reconocibles y hace que la adopción de una tecnología nueva sea más amigable, imitando las cosas que el usuario ya usaba. Tiene, sin embargo, un par de desventajas; la primera es que no se usan como los objetos que representan: las hojas de la libreta de notas no se pueden pasar, ni se puede escribir en el margen. Las hojas del calendario tampoco, ni se puede dibujar libremente en él. El micrófono se activa pulsando un botón en la pantalla, no un interruptor. Este comportamiento puede llevar a la frustración del usuario que, una vez cómodo en su interfaz conocida descubre que no puede hacer lo mismo que hacía en el objeto físico y que esta nueva tecnología tiene sus propias reglas. La otra desventaja es la imperfección de los propios objetos. Al ceñirse a las limitaciones de estos la interfaz puede ser menos eficaz, menos útil o simplemente no ser la mejor. La brújula renacentista es muy bonita, pero no es la mejor cuando se trata de ajustar los grados en la dirección. La aplicación del calendario desaprovecha el marco al tener que representar el cuero. Están limitados por su propio aspecto físico, sin posibilidad de mejora e innovación.

Es tal el compromiso de Apple en este aspecto que ese tipo de detalles están siendo portados a MacOS, su sistema operativo de ordenadores. En el extremo opuesto tenemos a Microsoft en la que es probablemente su división más creativa y moderna, la móvil, la que en su momento se encargó de Zune y que ahora se centra en Windows Phone que, aunque como todos los sistemas operativos, tiene sus desventajas (y muchas), en lo que respecta a diseño está realmente bien, tal vez cierta falta de densidad de información.

Parece como si los diseñadores de Windows Phone se hubieran propuesto que su sistema operativo no se pareciera ni lo más mínimo al del iPhone (en lo bueno y en lo malo). La interfaz de Windows Phone es totalmente digital, no hay nada que recuerde a objetos físicos. Como si la forma que tenían para diferenciarse fuera hacer justo lo contrario de lo que Apple hace. Ni siquiera hicieron rejilla de iconos (los iconos extendidos por la pantalla ocupándola entera) sino que dispusieron los iconos en forma de lista.

La interfaz para poner la alarma en el N9

Y no es por ser repetitivo, pero la interfaz de Meego Hartman del N9 es, para mí, la que consigue mejor equilibrio entre ambos estilos de interfaz. Cogiendo lo mejor de una y otra para hacer que la interfaz haga lo que tiene que hacer: hacer más fácil y ser más útil para el usuario.

Steve Jobs se ha retirado de su puesto de CEO (Chief Executive Officier), director ejecutivo, de Apple hoy. Y al parecer definitivamente. Pasará a ser Presidente del Consejo de Administración, y empleado de Apple, pero desde luego no tendrá el papel relevante que ha tenido hasta ahora. Y el puesto de director ejecutivo lo ocupará casi con toda seguridad Tim Cook que ya había ejercido ese puesto eventualmente en los anteriores paréntesis de Jobs.

Hay varios asuntos muy interesantes sobre esta noticia que me gustaría comentar:

El primero es que hacía tiempo que este traspaso de poder se veía venir. Al fin y al cabo tenía que ocurrir en algún momento, y debido a la salud de Jobs no se ha hecho esperar. Y Apple lo sabía, por lo que lo ha estado preparando desde hace tiempo: a sabiendas de que Steve es parte de la imagen de marca de la compañía, su retirada podía suponer un duro golpe para la empresa, sobre todo en el ámbito bursátil. Por eso en las últimas presentaciones Jobs tenía cada vez menos protagonismo y su equipo aparecía más

Steve Jobs y Steve Wozniak de jóvenes

a menudo, para familiarizarlos con la gente. Además dudo que el momento elegido para hacerlo público haya sido al azar: es muy probable que en unas semanas sea anunciado el iPhone 5 en un presentación en que sospecho aparecerá Jobs aunque sólo sea un momento. Su aparición triunfal junto con el nuevo teléfono hará que el valor bursátil de Apple se eleve por encima de lo que ya está y recupere todo lo que haya podido perder. Además Steve tampoco se ha ido del todo, sólo va a tomar un cargo menos relevante.

Por otra parte tenemos a Tim Cook. Buena presencia, pero más estirado que Jobs. Dicen que es bueno en logística y márgenes de beneficio y ese tipo de cosas. Es una opinión personal, pero creo que ha sido elegido para “simplemente” seguir el camino que Steve y su equipo han marcado. Es una elección segura, conservadora, fácil y estable. No es alguien que vaya a aparecer con una idea nueva o un concepto espectacular ni nada similar, sólo hará su trabajo de forma eficiente (que no es poco). Veremos cómo es el devenir de la empresa en los próximos años, pero tengo la sensación de que la frescura e innovación que ha ido unida a la marca de Apple se va a difuminar lentamente. O no.

Al fin y al cabo Steve Jobs no inventó todo lo que Apple ha hecho, pero sí que creo que cuando el director ejecutivo es más abierto de miras los proyectos fluyen mejor desde la mente de los diseñadores hasta las fábricas. Gente con buenas ideas, nuevas y útiles hay en todas las empresas importantes, pero las hay que parecen tener una especie de filtro contra todo lo que sea distinto y moderno. Como Microsoft, que parece estar relajando ese filtro poco a poco. Así que la cuestión es si Cook hará de catalizador o de filtro. El tiempo lo dirá.

Y no quiero terminar la entrada sin hablar un poco de la trayectoria de Jobs. Se nota que es un hombre al que le apasiona la tecnología, un poco obsesionado con el control, y que ha sabido llevar a su empresa a lo más alto desde lo más bajo. Es un vendedor nato, un comercial de masas. Capaz de hacer que lo ordinario parezca mágico. Pero no se lo estoy reprochando, yo hubiera hecho lo mismo.