Skip navigation

Tag Archives: futuro

Dentro de unos meses Samsung presentará el nuevo Galaxy S3, su buque insignia, su joya de la corona. Los rumores dicen cosas que, en su mayoría, cualquiera puede imaginar. Que si pantalla más grande, que si más resolución, que si más procesador (¡faltaría más!)

Sin embargo yo, que soy un poco romántico para la tecnología, me gusta imaginar qué podría presentar Samsung que fuera llamativo, nuevo, impresionante.

Y últimamente he estado pensando en una idea que lleva rondándome desde hace mucho: móviles y tablets flexibles. Imaginaos la presentación empezando con algunos datos sobre los Galaxy S anteriores. Y de pronto, se sacan un Galaxy S3 con pantalla flexible. Tal vez no todo el dispositivo pudiera ser flexible, pero si una buena parte. O una Galaxy Tab que fuera como una revista: un tablet que se pudiera enrollar y guardar cómodamente en cualquier parte. La tecnología la tienen, al menos.

Qué puedo decir, un hombre puede soñar.

Este vídeo realizado por una empresa estadounidense que se dedica a crear cristales y similares se ha compartido mucho últimamente, y como ya hice con el vídeo anterior de Microsoft, me parece interesante hablar también de este.

De entrada debo decir que este está hecho mucho mejor. Aunque sigue representando el futuro de una manera aséptica y antinatural, la tecnología que aparece es no sólo plausible, sino que creo que se acerca mucho a cómo será la electrónica de consumo de los años venideros. La tablet de la niña es su dispositivo principal. Desde este dispositivo es capaz de organizar su día, pero también puede “proyectar se” en el espejo de la habitación, controlar el ordenador del coche y ser su base en el colegio, tanto en clase como en la excursión en la que lo usan para realidad aumentada.

La parte más floja del vídeo es sin duda alguna la parte médica en la que parece que prima la espectacularidad frente a la auténtica utilidad de las herramientas.

Especial mención quiero hacer sobre el coche, el cual me ha parecido realmente interesante y además, realizable a muy corto plazo.

Hace unos días la división de Office de Microsoft publicó en Youtube un vídeo sobre la forma en la que ellos ven el futuro.

Pese a que pueda parecer espectacular y muy futurista, un mundo como este es realmente poco probable. Vamos por partes:

La primera chica que aparece lleva unas gafas que traducen simultáneamente pero ¿Por qué necesita que el aviso de “Traduciendo” se vea en la patilla de la gafa? ¿Quién se supone que tiene que verlo? Completamente inútil.

El reloj que se ve en la ventanilla del coche es también muy chulo, y sin embargo poco útil. Está en un sitio poco visible y puede ser difícil de ver según el fondo, además de ser una tendencia típica en este tipo de vídeos: cuando se mira al futuro se tiende a modernizar todo a nuestro alrededor sin lógica ninguna. Al parecer, la ventana es una especie de pantalla que se ha sincronizado con el calendario de la mujer: eso significa exponer tus datos personales no sólo a quien viaja contigo, sino a cualquier otra persona que lo vea desde fuera. Sobre el dispositivo sin marco es bonito, pero poco práctico: los dedos taparían siempre parte de la información de la pantalla.

El 3D, otra de esas tecnologías que se supone que tendrán futuro y que impresionan al principio, pero que no son útiles en el día a día. Cuando el hombre del metro mira su dispositivo, ¿Cuál es la función del 3D? No es práctico ni cómodo e incluso es molesto para alguna gente.

Cuando la mujer usa la tablet la interfaz es poco intuitiva y ni siquiera el scroll está bien hecho.

El espacio de trabajo de la oficina es razonable, aunque parece poco creíble que el software empresarial vaya a convertirse de esa manera.

La niña llama a su madre y su madre tiene que dejar la tablet que está usando para usar su móvil. En el futuro no deberíamos tener que cambiar el dispositivo que estemos usando, y la sincronización hará que si recibes una llamada puedas atenderla en lo que estés usando en ese momento o elegir pasar al móvil para hablar con más privacidad.

Y la aparente necesidad constante de hacer gestos en el aire y proyectar sobre superficies aun teniendo otro dispositivo para ello es simplemente una manera de inflar con efectos la falta de inventiva, innovación y auténtico uso de esas supuestas nuevas tecnologías.

Mención aparte se merece el escenario; frío y minimalista que recuerda a la visión que en los años ciencuenta se tenía del año 2000.

La tecnologías del futuro se adaptará a nosotros y no al contrario. Se hará casi invisible, una herramienta de la que no nos daremos cuentas. No será una serie de animaciones y transiciones espectaculares en todo lo que hagamos. Estará ahí, a nuestro servicio, de forma intuitiva y sobre todo natural. Si tuviera que hacer un vídeo sobre cómo será el futuro, el último lugar en el que lo situaría sería en una oficina y una cocina que parecen quirófanos. En difinitiva, no esperaba que la división de Office supiera cómo va a ser el futuro teniendo en cuenta el software que hacen.