Skip navigation

Category Archives: Software Libre

No creo que sea una sorpresa para nadie si digo que el escritorio del ordenador de toda la vida está cambiando, lo cual es lógico si tenemos en cuenta el cambio de los propios ordenadores en los que usamos el escritorio. Cada vez hay menos ordenadores de sobremesa y más portátiles y tablets. La idea de un escritorio centrado en el uso de archivos y carpetas con un menú despegable va perdiendo importancia al tener programas que organizan los archivos por nosotros. ¿Para qué quiero una carpeta con mi música si el reproductor de música lo organiza de manera más eficaz? ¿Para qué quiero un menú despegable si uso una pantalla táctil?

Para resolver la nueva manera de interactuar con el ordenador ha surgido Gnome Shell, la interfaz gráfica de Gnome 3. Y por supuesto el nuevo modelo ha dejado atrás al viejo. El nuevo modelo se centra en los programas más que en las ventanas, el minimalismo y la adaptación de escritorio a nosotros y no al revés. Al iniciar el escritorio no hay nada más que una barra superior desde donde podemos acceder a “Actividades”, un lugar en donde tenemos nuestras aplicaciones favoritas, ventanas abiertas y miniatura de los demás escritorios virtuales. Las aplicaciones se muestran en un modo de rejilla como si de una tablet se tratase, que eso es también parte de la idea de Gnome Shell: la compatibilidad con las pantallas táctiles. Lo mejor será que os lo enseñe con un par de videos.

Tal vez algún lector que sea usuario de MacOS Lion le resulta familiar el diseño de Gnome Shell. Sin embargo, Gnome 3 se estaba fraguando antes de que siquiera se anunciase Lion y fue lanzada meses antes.

En el día a día de uso de Gnome 3 con Shell tanto en un ordenador de sobremesa como en un portátil de 13 pulgadas la experiencia es fantástica. Una vez que se coge el hábito de usar las “Actividades” todo se vuelve mucho más fluido y simple. El manejo de las ventanas es sencillo y rápido. Y esto es sólo el principio: el proyecto Gnome está preparando novedades y cambios en cada versión que hará de este uno de los mejores escritorios que existen.

 

Anuncios

Los sistemas operativos para móviles no son algo que abunde; de hecho los más importantes se pueden contar con los dedos de una mano: iOS (de Apple), Android (parcialmente libre, pero mayoritariamente de Google), Symbian (de Nokia), Windows Phone (de Microsoft), Blackberry OS (de RIM)… y poco más. Podría incluir Bada (de Samsung) pero tiene muy poco mercado, al igual que WebOS (de HP) que especialmente en Europa es casi inexistente. Teniendo en cuenta que Symbian está decreciendo rápidamente y que a RIM las cosas tampoco le van estupendamente, los contendientes son básicamente iOS y Android. Nos queda Windows Phone, en un término medio; ni consigue despegar ni se hunde.

Para una empresa de móviles tener un sistema operativo en buen estado debería ser su sueño dorado. No tener que depender de terceros para desarrollar el hardware, adaptar el software a la perfección… suena realmente apetecible. Tanto que es el modelo de Apple, RIM, HP y Samsung (con Bada). Otros como Motorola, HTC, LG… tienen que usar el sistema de otra empresa que pone sus propias exigencias. ¿Y Nokia? Tiene un sistema propio en descomposición y con cada vez peor fama, Symbian. Pero alguien de la empresa ya estaba desarrollando la herramienta para relevar al mítico SO: empezaron a crear Maemo (que apareció con el N900) un SO con núcleo Linux que poco después se unió a Moblin (de Intel), otro con núcleo Linux para crear Meego.

Meego es un SO multiplataforma, lo mismo lo tienes en un ultraportátil, que un teléfono, que un coche. La rama de los ultraportátiles se desarrolla bastante bien, con una interfaz bastante interesante y un estilo propio. Para teléfonos la cosa parecía paradilla, con Nokia tardando mucho en sacar nada. La empresa iba cada vez peor y entonces su presidente, Stephen Elop, un tipo que había trabajado en Microsoft anunció… ¡Una alianza con Microsoft para poner Windows Phone en sus teléfonos! En aquel momento a muchos nos pareció una locura después de todo el esfuerzo que se había puesto en Meego. ¿Para qué trabajar durante años en un proyecto propio para después dejarlo por otro? Parecía que tal vez Meego no fuera gran cosa al fin y al cabo. De pronto, en un

El N9 en azul

acto de Nokia en Singapur como quien no quiere la cosa hacen oficial y muestran el primer teléfono con Meego de Nokia, el N9. El terminal parece excelente y cuanto más se sabe de él más interesante parece. Un teléfono rápido, cómodo, fluido de aspecto moderno… un primor. De hecho, nada que envidiarle a Windows Phone. Los medios se vuelcan en él, y empieza a despertar emoción en algunos internautas.

Y es aquí cuando Elop comienza su sistemático acoso y derribo al N9. Al parecer no tiene poder suficiente como para simplemente matar el proyecto, por lo que lo va a hacer agonizar lentamente. Primero, en una actuación como mínimo vergonzosa durante ese mismo acto de Nokia en Singapur hace como que muestra un Nokia con Windows Phone. Todo un show para distraer la enorme atención que estaba recibiendo Meego. Pero este hombre no se va a detener ahí: lo siguiente fue hacer una serie de declaraciones diciendo que aunque el N9 triunfara, siguen siendo fijos de Microsoft. Para rematarlo, lo último que terminará con este gran proyecto: restringir los países en donde se va a vender el N9. Por ahora se sabe que no se va a vender en EEUU, Reino Unido ni Alemania. Así que cuando sólo lo saquen en países pequeños y tenga pocas ventas ya vendrá el bueno de Elop para darle el toque de gracia y acabar con su sufrimiento.

Así de fácil se puede destruir lo que han hechos tus compañeros y predecesores y pasar a depender de una de las empresas más tiránicas de software. Hay algunos que dicen que Elop está preparando el terreno para que Microsoft compre Nokia. En mi opinión no vale la pena, ya es prácticamente una filial. Adios N9, siempre nos quedarán los vídeos de Youtube.

El Asus UL30A lleva siendo mi ordenador portátil desde hace más de un año. Es poco probable que lo sigan vendiendo pero bueno, por algún sitio tengo que empezar, y también quiero incluir el U36JC que es el ordenador que hoy por hoy elegiría. 

Asus UL30A

Como principales desventajas están los malos ángulos de visión de la pantalla y el tacto de plástico alrededor del teclado, el cual es muy bueno. El touchpad es decente, normal para un PC, pero los gestos multitáctiles están muy limitados.

En cuanto al software, Windows 7 es mejor que vista, que no es decir mucho. De todas formas, una de las primeras cosas que hice fue instalar Linux Mint. Hoy en día uso Linux Mint 11 con Gnome Shell y funciona muy bien, sin necesidad de hacer ajustes.
El U36JC no lo he probado, pero tiene una pinta estupenda, con un i5 de bajo consumo, Nvidia Optimus y cubierta en aleación de aluminio y magnesio que le da muy buen aspecto. Si tuviera que cambiar de portátil hoy elegiría este, o el nuevo macbook air. Pero eso es otra historia.