Skip navigation

Category Archives: Redes Sociales

Un sitio web te ofrece unirte a su exclusivo grupo y compartir tus pensamientos, fotos, vídeos, intereses y en definitiva casi toda tu vida con tus amigos. Y gratis. Entras sin pensar muy bien cómo se gana esta gente el pan de cada día, hasta que ves los anuncios. Ese sitio web, al que vamos a llamar “Caralibro” (por ejemplo) coge tu privacidad y la vende a terceros para hacer anuncios más eficaces. Sin embargo, estamos de acuerdo a cambio de lo que nos ofrecen: una forma fácil y rápida de contactar con nuestros amigos (y no tan amigos). Pero que no cueste dinero no quiere decir que sea gratis.

Les vendemos nuestra vida íntima, nuestra privacidad a gente de la que no conocemos ni el nombre, pero que están dispuestos a pagar mucho por nuestros datos. Total, ibas a tener tus datos muertos de risa dentro de tu cerebro, será mejor sacarles provecho. Además, los anuncios tampoco son muy molestos, incluso alguno tal vez te interesa; los anuncios siempre molestan más cuando no van dirigidos a tu “target”.

Pero todo tiene un límite. Dar una pequeña y genérica parte de nosotros a una empresa extranjera a cambio de ciertos beneficios en forma de comunicación no está mal. Exponer toda tu vida privada al público si. Aunque bueno, es tu elección, es tu información y la vendes como quieras, pero vender más no te va a dar más beneficios.

Anuncios