Skip navigation

Monthly Archives: octubre 2011

Cada vez estoy más convencido de que el N9 es uno de esos teléfonos que son tan especiales que salen cada muchísimo tiempo. Su forma, sus materiales, su diseño, su sistema operativo, la idea que hay detrás de él es tan única que pasará mucho hasta que algo similar vuelva a ocurrir.

Por cierto, en esta última conferencia de Nokia ha aparecido un N9 blanco que lleva una nueva versión de Meego, por lo que tal vez (y sólo tal vez) tenga algo de soporte en un futuro. Tengo un Nexus One (que salió al mercado hace menos de dos años) que es probable que no se actualice a Android 4.0 así que el soporte de Google para sus propios teléfonos no es especialmente bueno.

Mi desencanto por Android y los Nexus me ha hecho plantearme seriamente adquirir un N9 en lugares como estos o estos (o estos). Lo único que me frena es el miedo a no tener alguna aplicación que en cierto momento me resulte fundamental. Por lo demás, tendría una pantalla algo mejor, una cámara mucho mejor y un sistema operativo natural y eficaz.

Por ahora aun tengo que esperar a que mi contrato de permanencia termine para decidirme por algo, así que toca esperar.

Para los que saben un poco sobre el cáncer de páncreas esta noticia era casi esperada y sin embargo siempre sienta mal.

No se cómo era Jobs en persona, porque lo único que llega de gente así es su personaje. Se han dicho muchas cosas de él, algunas supongo que serán verdad y otras que serán falsas, pero me quedo con el hecho de que inspiró mucha gente, especialmente en el mundo de la tecnología, y es algo que podemos realmente saber de sus protagonistas. Como lo que ha dicho Sergey Brin, uno de los fundadores de Google:

“From the earliest days of Google, whenever Larry and I sought inspiration for vision and leadership, we needed to look no farther than Cupertino. Steve, your passion for excellence is felt by anyone who has ever touched an Apple product (including the macbook I am writing this on right now). And I have witnessed it in person the few times we have met.”

Hiciese lo que hiciese Jobs, mal o bien, espoleó la tecnología hasta a donde está hoy. Su falta se notará. Ahora les tocará a otros llevarnos hasta la siguiente evolución de la tecnología.

Steve Jobs 1955-2011

Aprovecho ahora que Microsoft ha decidido terminar con el hardware del Zune HD para hablar de él. Lo tengo desde hace más de un año y medio y no podría estar más contento con él. Cierto que no es perfecto, como explicaré más adelante, pero es un gran reproductor multimedia.

Las especificaciones técnicas las podéis encontrar en cualquier parte, sólo voy a hacer hincapié en que fue de los pocos dispositivos con el chip Nvidia

Zune HD

Tegra original. El exterior es metálico, muy agradable al tacto y poco resbaladizo, con la zona inferior de plástico (supongo que donde está la antena Wifi) Es bastante pequeño, tanto por la pantalla de 3’3 pulgadas como por no tener casi marco excepto abajo. La pantalla, aunque de poca resolución es muy vistosa y la respuesta táctil es muy buena (siempre ayudada por el software). Sólo tiene tres botones: encendido/apagado, lateral y frontal. El lateral abre el control del reproductor de música (subir/bajar volumen, pausar/reproducir, siguiente/anterior canción) en cualquier parte del sistema sobre la aplicación que estemos usando y sobre el salvapantallas cuando está bloqueado. Aunque sería más cómodo unos botones de volumen dedicados, también hace que pasar canción sea más fácil. El botón frontal es como un botón “Home”. Sólo tiene dos puertos: el de carga/sincronización (de Microsoft) y el jack de 3’5.  Tiene Wifi, pero no bluetooth, algo que he echado de menos en más de una ocasión.

En cuanto al software es simplemente fantástico. Todo es fluido, rápido e intuitivo. Se maneja con pocos gestos fáciles de aprender y es muy visual. Es en los Zunes en donde Microsoft empezó a desarrollar Metro, la interfaz de Windows Phone y que será una capa de Windows 8.  Sin embargo el sistema operativo no es tan completo como el de los Windows Phone, tanto por las propias capacidades como por las aplicaciones. Como Microsoft no abrió nunca el kit de desarrollo, fue la propia empresa quien hizo las aplicaciones, ya sea directamente o a través de un estudio. Ahora mismo la selección de aplicaciones no está mal, pero tampoco es maravillosa ni por supuesto es comparable a AppStore de Apple. Se defiende con un cliente de correo, editor de notas, calendario, messenger, alarma, calculadora, facebook, twitter, tiempo, lector de e-books, y algunos juegos, de los cuales los hay bastante buenos. Las aplicaciones son pocas pero están bastante cuidadas y son muy atractivas visualmente.

La sincronización es, para mí, uno de los puntos flojos. Debe hacerse con el Zune Software, un programa para Windows que aunque esté razonablemente bien, es el único modo de añadir contenido. Como el cualquier software de sincronización tiene su parte buena (todo ordenado, la música con sus carátulas y año y demás) pero tiene la desventaja de tener que usar Windows para pasar cualquier cosa.

Es inevitable hacer la comparación con el iPod Touch, así que la haré pero brevemente; el iPod Touch tiene más aplicaciones y una pantalla mejor y más grande y más conectividad y tiene cámaras. Es también más caro, más grande y más pesado. Además no hay una versión de 16gb (supongo que para que no haga competencia al iPod Nano). Si tuviera que elegir uno de los dos (cosa que tuve que hacer) hoy en día elegiría el iPod Touch, pero hace un año el Zune HD (que ya tiene casi dos años), aunque lo que haría hoy sería probablemente usar mi Nexus One como reproductor de música y dejar de llevar un aparato más encima.

En conclusión, el Zune HD fue un reproductor multimedia realmente bueno. Ahora mismo ya no da la talla contra el iPod Touch de Apple, pero en su momento era un rival digno. Es intuitivo, rápido y manejable, con un tacto increíble y con mucha personalidad. Que lástima las decisiones que ha tomado Microsoft con respecto a él tanto en el pasado (sólo se vendía en EEUU y Canadá) como ahora que han decido no sólo dejar de fabricarlo, que era lógico, sino no hacer un sucesor. Parece que el marchito mundo de los reproductores multimedia pertenecerá siempre a Apple.